Imprimir

Entre los grupos de animales que producen animadversión de origen cultural y miedo a la población se encuentran las serpientes. Pero esta realidad no es motivo para que se manipule la información, tachando las serpientes de grave peligro para la salud pública, un hecho absolutamente falso.

Los casos que han ocurrido recientemente en Galicia, tras la aparición de varios ejemplares de serpientes en cascos urbanos y zonas rurales, ha desembocado en un caso de alarma generada por el sensacionalismo informativo exagerando la gravedad del caso debido a un supuesto “grave peligro para la salud pública” que supone la presencia de los ofidios. Este sensacionalismo ha causado la muerte de varios ejemplares de especies inofensivas de forma contraria a cualquier legislación vigente de protección medioambiental o bienestar animal.

 

 Este caso y otros ejemplos parecidos precisan que desde la Asociación Herpetológica Española (AHE), sociedad científica dedicada al estudio y la conservación de los anfibios y reptiles españoles (www.herpetologica.es), se pronuncie inequívocamente en los siguientes términos:

1) Las serpientes y otros reptiles, son protagonistas de gran número de mitos, fábulas  y leyendas que han contribuido a su mala reputación aunque no siempre fue así. En Grecia y Roma la serpiente fue el animal simbólico del dios de la medicina, representando fuerzas benefactoras. En la península Ibérica los celtas  rendían culto a las serpientes, como animal totémico y su dios. En monedas griegas y romanas y de la península ibérica aparecen como protectoras.

2) Actualmente todas las especies de ofidios están protegidos por la legislación española, y en muchos casos también por la normativa europea, por lo que su muerte intencionada es ilegal y podría conllevar la imposición de multas

3) El desconocimiento de la fauna española y en especial de las serpientes, puede provocar reacciones de miedo en la gente mal informada. Ante esto, la AHE se esfuerza cada día para conseguir un mayor conocimiento de la biología, comportamiento y fácil identificación de las especies por parte de la población. Además fomentamos el conocimiento para acabar con falsas historias sobre las serpientes españolas, como su capacidad para escupir o mamar leche.

4) Nos preocupa que una parte de la prensa gallega (La Voz de Galicia, El Progreso y El Correo Gallego) pueda generar alarma en base a informaciones poco veraces y opiniones en absoluto fundamentadas, y que no contribuyen a mejorar el conocimiento que mejore la percepción social y tolerancia a estas especies. Noticias erróneas como “Víboras protegidas hacen la vida imposible a vecinos de áreas rurales”” y “serpientes peligrosas”, son denunciables por alarmantes, ya que las especies a las que hacen mención dicha noticia son inofensivas.

5) En bien de la sociedad, la AHE exige a los medios de comunicación el máximo rigor en la información que transmite sobre la fauna autóctona y evitar crear alarma infundada y, temor hacia las serpientes. ..

En España hay 14 especies de serpientes, todas ellas protegidas. Muchas se encuentran amenazadas y sus poblaciones son cada vez más exiguas, disminuyendo los beneficios que ejercen sobre el control de plagas y para la salud de los ecosistemas. La facilidad con que antes era posible ver una culebra en nuestros ríos o montes, se ha convertido en un hecho excepcional. Como muchos otros animales, los ofidios huyen ante la presencia del ser humano, y nuestra mejor respuesta a su presencia debe ser siempre el respeto y la tranquilidad. En Galicia solo existen dos especies de serpiente peligrosas para el hombre, la víbora de seoane y la víbora hocicuda; pero su presencia en el interior de núcleos urbanos (especialmente en el caso de la víbora hocicuda) es poco probable. AHE exige que los medios de comunicación no divulguen informaciones erróneas o tendenciosas sino que trabajen en pro de mejorar la educación medioambiental y el conocimiento del medio natural gallego entre toda su población.

Asociación Herpetológica Española (AHE)

Share this post
FaceBook  Twitter