Investigadores del Museo Nacional de Ciencias Naturales (MNCN-CSIC) han analizado cómo la Sierra de Guadarrama condiciona la conectividad entre las poblaciones de cuatro anfibios ibéricos: la ranita de San Antonio, Hyla molleri, el sapo corredor, Epidalea calamita, la rana verde común, Pelophylax perezi, y el sapo de espuelas, Pelobates cultripes. El estudio, publicado en Journal of Biogeography, muestra que para el sapo de espuelas la sierra de Guadarrama supone una barrera difícil de superar, pero para el resto de especies actúa como un filtro semipermeable. Leer más.

http://www.mncn.csic.es/docs/2018/02/26/11190001_46_6_0_gra.jpg

Share this post
FaceBook  Twitter