Por si los incendios forestales fueran poca amenaza para la biodiversidad y para las especies más vulnerables, las actuaciones que se llevan a cabo en los montes para la lucha contra el fuego suponen con mucha frecuencia un peligro en sí mismas. Si no, que se lo pregunten al sapo de espuelas, un anfibio que figura en el catálogo de especies amenazadas y que ha visto como los trabajos para construir un punto de captación de agua se han llevado por delante una charca en Xuño en la que había establecido su hogar y de la que el anfibio se ha visto expulsado. Leer más.

https://i.avoz.es/sc/g3vmlizR6CTxXyny4INddDBINCI=/900x/2018/03/19/00121521491882673358955/Foto/BM20C9F1_213622.jpg

Share this post
FaceBook  Twitter