Los sonidos de los anfibios se alteran por el aumento de la temperatura ambiente, un fenómeno que, además de interferir en el comportamiento reproductor, sirve de indicador del calentamiento global. Investigadores de la Universidad de Sevilla han recurrido a la inteligencia artificial para crear un clasificador automático de los miles de sonidos de ranas y sapos que se pueden grabar en un entorno natural. Leer más.

http://www.agenciasinc.es/var/ezwebin_site/storage/images/media/images/esquemaranas/6169346-1-esl-MX/esquemaranas.jpg

Share this post
FaceBook  Twitter