Para cambiar el trágico destino al que parece estar abocado el "Ambystoma mexicanum" (su nombre científico), Rubén Rojas y el resto del equipo del Laboratorio de Restauración Ecológica del Instituto de Biología de la UNAM decidieron "tomar la batuta" y poner en marcha hace unos meses Refugio Chinampa. Leer más.

https://vdmedia.elpais.com/elpaistop/20188/29/20180829221718_1535575732_asset_still.png

Share this post
FaceBook  Twitter