Las 25 familias que viven en la Isla de la Luna en el lado boliviano del Titicaca, el lago navegable más alto del mundo, quieren convertir su hogar en un santuario para conservar a las ranas gigantes, endémicas de sus aguas, que están en estado crítico de amenaza para su conservación. Leer más.

https://www.laprensagrafica.com/__export/1555290043672/sites/prensagrafica/img/2019/04/14/20190414_070043209_fecm15042019Efe16163535.jpg_525981578.jpg

Share this post
FaceBook  Twitter