Es posible que el hecho de que haya reaparecido tras 30 años se deba a que se han vuelto resistentes [al quítrido], afirma Costales, que hace poco publicó un estudio sobre el descubrimiento en la revista Herpetological Notes.  Leer más.

https://static.nationalgeographic.es/files/styles/image_3200/public/01-extinct-frog-rediscovery-m_c_atelopus_mindoensis1.jpg?w=1600&h=900

Share this post
FaceBook  Twitter