Debido a su parecido morfológico con las serpientes y a la creencia popular de que son venenosos, en numerosas comarcas del centro y norte peninsular los eslizones sufren la persecución directa del hombre. Por otra parte la pérdida y alteración de los hábitats favorables en unos casos por el excesivo desarrollo del matorral y en otros por las quemas de rastrojos, lindes y riberas de arroyos afectan muy negativamente a la especie. Leer más.

http://www.laserranianatural.com/wp-content/uploads/2020/05/1-eslizon-05.JPG

Share this post
FaceBook  Twitter