Solo se necesita que una gota de resina caiga en el momento justo y el lugar adecuado para que un animalillo quede atrapado en este líquido viscoso que poco a poco se va solidificando. A partir de ahí, la 'supervivencia' de este fósil está en manos de la suerte. Sino que se lo digan al raro ejemplar de anfibio fósil que ha sido hallado en una piedra de ámbar de 100 millones de años. Leer más.

https://estaticos.elperiodico.com/resources/jpg/6/0/zentauroepp55764825-soc201105172836-1604593885506.jpg

Share this post
FaceBook  Twitter