El sapo de caña es una de las 100 especies invasoras más dañinas, según la Unión Internacional para la Naturaleza. Y ahora, la ciencia ha comenzado a entender en qué reside la imponente capacidad de expansión de este anfibio.

Oriundos de América del Sur y Central, estos sapos (Rhinella marina)fueron introducidos en Australia en la década de los años 30 para contener a una plaga, un escarabajo, en los cultivos de caña.

Los poco mas de cien ejemplares originales se transformaron en decenas de millones y hoy ocupan en una vasta zona del norte australiano.

Leer más.

Share this post
FaceBook  Twitter